Un tercio de los nacimientos que se produzcan en el mundo en los próximos 12 años lo harán en alguno de los 30 países donde se sigue practicando la mutilación genital femenina.