Un record de 72.000 estadounidenses murieron por sobredosis de drogas el año pasado. 

Las medidas puramente represivas contra el narcotráfico no son efectivas.