El Secretario General de la ONU destacó los peligrosos efectos secundarios que están ocurriendo en las fronteras del país árabe , e indicó que el único modo de poner fin a la violencia es la aplicación de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad.