La ONU rechaza y condena los asesinatos de los defensores de los derechos humanos y los líderes sociales perpetrados en los últimos meses e insta al Estado a prevenirlos, así como a investigar las muertes ocurridas y proteger a los activistas.