Durante el año pasado creció el número de violaciones graves a los derechos de los menores en escenarios de conflicto en relación con el 2016.