ACNUR y OIM nombran un representante especial para los refugiados y migrantes venezolanos. 

 

 

 

 

Los venezolanos que huyen de su país por el hambre y la inestabilidad llegan a un centro de recepción en Paracaima, en la frontera con Brasil. ACNUR / Reynesson Damasceno

 

La ONU ha pedido que se respeten los derechos de los venezolanos que huyen del país y que sean tratados con "dignidad" en las naciones de acogida.

 

"Es importante que aquellos que escapan de la violencia y aquellos que huyen para salvar sus vidas reciban sus derechos y sean tratados con dignidad", dijo el portavoz Stéphane Dujarric durante su conferencia de prensa diaria.

Dujarric respondía a preguntas sobre los ataques a campamentos de venezolanos en Brasil, y la decisión de Ecuador y Perú de exigir a los venezolanos pasaporte para cruzar la frontera.

Las leyes y convenciones internacionales sobre los refugiados es "importante que sean respetadas", recordaba el portavoz.

Dujarric sostuvo que la ONU entiende que los flujos masivos de población "crean tensiones" en las comunidades de acogida y por eso las preocupaciones de la población de los países receptores están siempre entre las prioridades del trabajo de las agencias humanitarias de la organización.

 

 

 

El Decreto Número 1288 permite el denominado Permiso Especial de Permanencia durante dos años para los migrantes, lo que constituye un paso fundamental para garantizar los derechos básicos de la población venezolana que ha llegado al país. Con este documento, los venezolanos tendrán acceso a los servicios nacionales básicos de educación y salud, así como el derecho a trabajar. 

Yulimar del Pilar Pérez llegó a Colombia hace seis meses desde una pequeña ciudad de la región venezolana de Miranda.