Violaciones en masa de mujeres y niñas, asesinatos de ancianos, enfermos y discapacitados, y otras atrocidades perpetradas por fuerzas del Gobierno pueden constituir crímenes contra la humanidad, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que exige el enjuiciamiento de sus autores, algunos de ellos ya identificados. 

“Aunque el conflicto armado con las FARC-EP terminó, los defensores de los derechos humanos aún siguen siendo amenazados y asesinados a un ritmo alarmante”, advirtió el secretario general adjunto de la ONU para esas garantías fundamentales.