En Guatemala, el número de víctimas fatales tras la erupción del volcán Fuego ascendió a 69 personas como mínimo.