El lunes en Alemania, más de 50.000 personas se reunieron en un concierto contra el racismo en la ciudad de Chemnitz, donde una semana antes un hombre alemán había sido apuñalado mortalmente, en un hecho que desencadenó violentas protestas xenófobas y neonazis. 

En Hungría, el primer ministro Viktor Orban, de extrema derecha, ganó su tercer mandato consecutivo tras llevar a cabo una campaña xenófoba y contra los inmigrantes. 

Steve Bannon, el ex jefe de estrategia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo comentarios en Francia poco después de un viaje a Italia, donde expresó su apoyo a los partidos de extrema derecha que lograron importantes victorias en las elecciones parlamentarias que se llevaron a cabo a principios de este mes.