La mayoría de las víctimas fallecieron en el Mediterráneo central, entre Libia e Italia, a pesar de que España es el país europeo donde se están produciendo más llegadas.