Asesores de Trump contrataron empresa israelí para recabar información “sucia” contra los partidarios del acuerdo nuclear con Irán.