Un número de víctimas sin precedentes se ha registrado en la frontera entre Gaza y el estado de Israel por parte del ejercito israelí donde al menos 37 manifestantes fueron abatidos por los disparos.