Etiopía y Eritrea firman Declaración de Paz, finalizando dos décadas de conflicto. 

Israel afirma que descartará planes de deportar forzosamente o encarcelar a decenas de miles de solicitantes de asilo e inmigrantes africanos que viven en el país.