Informe de la CIA de 1974 sostiene que exdictador de Brasil aprobó personalmente ejecuciones sumarias.