En Jordania, las protestas contra las medidas de austeridad continúan en su quinto día consecutivo, a pesar de la renuncia del primer ministro Hani al-Mulki, quien promovió un aumento impositivo que contó con el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI).