En la capital de Zimbabue, Harare, soldados y policías utilizaron gas lacrimógeno, cañones de agua y municiones reales el miércoles, con el fin de alejar a los manifestantes que habían tomado las calles para denunciar que las elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebraron el lunes fueron manipuladas.