En Honduras, la Alianza de Oposición contra la Dictadura, el partido de oposición, presentó una apelación ante los funcionarios electorales para exigir la anulación de la reelección del presidente Juan Orlando Hernández por fraude en las elecciones del 26 de noviembre. 

El Secretario General de la ONU, António Guterres, está “preocupado” por los incidentes violentos que han ocurrido en Honduras tras las elecciones del 26 de noviembre y confía en que las autoridades “mantengan el estado de derecho y el respeto a los derechos humanos”. 

Honduras: Actas serán vueltas a contar

 

El presidente Juan Orlando Hernández aceptó que sean vueltos a contar los votos emitidos en las elecciones celebradas el pasado 26 de noviembre.

A nueve días de las elecciones presidenciales, el país centroamericano continúa sin conocer quién lo gobernará en los próximos cuatro años y la crisis política se manifiesta en las calles.

Los candidatos se pusieron de acuerdo finalmente en que sea llevado a cabo un segundo recuento de los votos.

Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, reclamó que se realice un nuevo conteo total de las boletas emitidas en las elecciones del pasado 26 de noviembre. Nasralla también sugirió que el presidente Hernández y él, fueran a una elección de segunda vuelta para dirimir quién resultó ganador en los comicios ante tanta versiones sobre presunto fraude electoral.

En tanto, la policía hondureña antidisturbios se niegan a reprimir las protestas de la oposición tras las elecciones “fraudulentas”.

La policía de la capital, Tegucigalpa, se rehusó a imponer un toque de queda nocturno ordenado por el gobierno, tras días de protestas por denuncias de fraude en la reñida elección presidencial que tuvo lugar recientemente en ese país.

Funcionarios electorales afirman que no anunciarán el ganador de las elecciones del 26 de noviembre para dar lugar a la presentación de recusaciones y apelaciones.

Las protestas estallaron la semana pasada, cuando la comisión electoral, que está controlada por el gobierno, dejó de contar los votos de las elecciones del domingo 26 de noviembre luego de que el escrutinio diera al candidato de la oposición, Salvador Nasralla, una ventaja de más de 5 puntos porcentuales.

En la mañana del lunes, la comisión electoral reveló que el presidente en funciones, Juan Orlando Hernández, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos, aventajaba a Nasralla por un margen de 1,5%, luego de un recuento de votos sospechosos en más de 1.000 mesas electorales.

Agencias

En medio de denuncias de fraude, y con un escaso margen para el ganador de los comicios del domingo pasado en Honduras, se exhorta a un acuerdo político. 

En Honduras todavía no se conocen los resultados finales de las elecciones celebradas el pasado domingo en ese país. 

El hambre los empuja hacia EE.UU

 

Revelan relación entre la migración irregular hacia EE.UU y la inseguridad alimentaria en El Salvador, Guatemala y Honduras.

Hay una correlación entre las prolongadas sequías y la inseguridad alimentaria en El Salvador, Guatemala y Honduras y el aumento de la migración irregular de ciudadanos de estos países hacia Estados Unidos, reveló un nuevo estudio realizado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otros organismos multilaterales.

Los jóvenes y aquellos que viven en una situación particularmente vulnerable son quienes más tienden a migrar, especialmente aquellos que habitan en el llamado “Corredor Seco”, la zona que atraviesa los tres países centroamericanos más propensa a las sequías.

El informe “Seguridad alimentaria y migración”, demuestra la necesidad de invertir en programas alimentarios a largo plazo para alentar a las personas a quedarse en sus comunidades y así reducir el impacto en sus familias, que se quedan atrás, y, además, evitar los riesgos que sufren los migrantes al emprender viajes peligrosos.

“Los programas de seguridad alimentaria a largo plazo en zonas tan vulnerables como el Corredor Seco centroamericano donde más de 2 millones de personas han estado en situación de inseguridad alimentaria en los últimos 4 años debido a una sequía consecutiva, tienen que implementarse rápidamente para evitar no solamente más vulnerabilidad y más cuestiones humanitarias sino menos migración”, dijo el director regional del PMA para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto.

 

Los familiares de quienes migran se enfrentan a la carga de pagar sus deudas y, si la migración no tiene éxito, estas deudas se agrandan y la inseguridad alimentaria aumenta. Muchos centroamericanos tienen que vender sus tierras, animales y pertenencias para poder comer.

Por otro lado, el 78% de las familias entrevistadas en el estudio aseguraron que reciben remesas y para el 42% son la única fuente de ingresos.

 

“Las remesas que vienen del exterior después que las personas migran no solucionan el problema”, agregó Barreto.

 

Más de la mitad del dinero recibido de los emigrantes es utilizado por los miembros de la familia para comprar alimentos, seguido por las inversiones agrícolas -como comprar tierras y animales- e invertir en pequeñas empresas.

 

El estudio fue financiado y producido conjuntamente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), con la colaboración de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El Comité de la ONU que vigila el cumplimiento del Pacto internacional sobre los derechos civiles y políticos pidió este jueves al Gobierno de Honduras redoblar los esfuerzos para investigar los crímenes violentos en el país.