En Hungría, el primer ministro Viktor Orban, de extrema derecha, ganó su tercer mandato consecutivo tras llevar a cabo una campaña xenófoba y contra los inmigrantes.