Miles de manifestantes tomaron las calles de Hungría el lunes, en el quinto día consecutivo de protestas contra el autoritario primer ministro de extrema derecha Viktor Orban. 

El gobierno húngaro ha sido acusado de interrumpir el suministro de alimento a los inmigrantes que viven en campamentos transitorios, en un intento por lograr que desistan de sus solicitudes de asilo. 

Se alerta a la población sobre la presencia en Uruguay de alimentos asociados a un brote de listeriosis en Europa, para que adopte las medidas precautorias necesarias. 

En Hungría, el primer ministro Viktor Orban, de extrema derecha, ganó su tercer mandato consecutivo tras llevar a cabo una campaña xenófoba y contra los inmigrantes.