Iglesia católica retuvo información de más de 500 curas acusados de abuso sexual infantil.