El Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, lamentó profundamente la pérdida de vidas y los daños causados por el terremoto acontecido este domingo en la frontera entre Irán e Irak. 

En Irak, los civiles siguen en peligro, a pesar de que el ejército iraquí ha logrado recuperar la ciudad de Hawiga, la última que quedaba en el norte del país en manos del Estado Islámico. 

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, en la Asamblea General de la ONU. Foto: ONU/Cia Pak

 

 

Estados fuertes e independientes que defiendan su soberanía y promuevan la seguridad, la prosperidad y la paz y que respeten a sus propios ciudadanos y los derechos de otros países son la clave del futuro y la visión ideal de Naciones Unidas, aseguró este martes ante la Asamblea General de la ONU el presidente de Estados Unidos. 

La coordinadora humanitaria de la ONU para Irak advirtió hoy que miles de civiles se desplazarán de Telafar y las comunidades vecinas durante el operativo del ejército del país para recuperar el control de esas áreas, al oeste de Mosul, actualmente en manos del ISIS. 

En Irak, miles de familias de Mosul siguen viviendo en campamentos, sin poder regresar a sus hogares, casi un mes después de que el primer ministro iraquí declarara la victoria en la ofensiva, con apoyo de Estados Unidos, para recuperar el control de la ciudad de manos del autoproclamado Estado Islámico (ISIS). 

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) reveló este jueves ante la prensa en Ginebra que más de 230 civiles iraquíes habrían sido asesinados por el ISIS (Estado Islámico) cuando trataban de huir de Mosul, en un lapso de tan solo tres días la semana pasada.