En un referéndum que tuvo carácter histórico, en Irlanda los votantes derogaron una de las prohibiciones de aborto más restrictivas del mundo.