El papa Francisco se reúne en Irlanda con sobrevivientes de abuso sexual cometidos por sacerdotes católicos. 

En un referéndum que tuvo carácter histórico, en Irlanda los votantes derogaron una de las prohibiciones de aborto más restrictivas del mundo.