Fueron conocidos los estrechos vínculos financieros entre el presidente Donald Trump y el hijo del juez Anthony Kennedy, Justin Kennedy, quien trabajó en Deutsche Bank como director global de mercados de capitales inmobiliarios.