El alcalde de Nápoles, condena la decisión de Italia de rechazar embarcación con refugiados, calificándola de “crimen de lesa humanidad”.