En una importante sacudida para el gobierno de España, los partidos separatistas catalanes obtuvieron una estrecha mayoría en el parlamento catalán.