Miles de personas marcharon el martes en la ciudad de Pittsburgh para manifestarse en contra de la visita del presidente Donald Trump a la ciudad y a la sinagoga Árbol de la Vida, donde 11 fieles judíos fueron asesinados a tiros el sábado, en un hecho que se ha descrito como el ataque antisemita más mortífero en la historia de Estados Unidos. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará hoy la ciudad de Pittsburgh junto con la primera dama Melania Trump, su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner, tras el tiroteo masivo ocurrido el sábado, en el que murieron 11 fieles judíos en la sinagoga Árbol de la Vida. 

Antes de la matanza, el atacante Robert Bowers escribió en una red social de extrema derecha: “A HIAS le gusta traer invasores que matan a los nuestros. No puedo quedarme sentado mientras asesinan a mi gente. No me interesa su opinión, voy a entrar”. 

Un grupo de líderes judíos le anunció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no será bienvenido en la ciudad de Pittsburgh hasta que denuncie al nacionalismo blanco.