Rachel Brand, la tercera funcionaria de mayor rango del Departamento de Justicia estadounidense, renuncia abruptamente.