El presidente de Estados Unidos Donald Trump y el líder de Corea del Norte Kim Jong-un, mantuvieron la anunciada cumbre augurando nuevas relaciones entre ambos países y extendiendo un deseo de paz luego de la crisis sobre armamento nuclear. 

Trump y Kim Jong-un podrían tener un segundo día de conversaciones en la cumbre de Singapur.