En Tailandia, cientos de escuelas cerraron sus puertas esta semana al tiempo que la capital, Bangkok, se vio cubierta por un manto de esmog tóxico, originado por emisiones de vehículos, de la construcción y de la contaminación producida por fábricas y actividades agrícolas.