Con la llegada del invierno, los cortes de agua y calefacción podrían tener repercusiones drásticas sobre la salud de más de un millón de ucranianos en la provincia de Donetsk. 

El Secretario General de la ONU expresó este domingo su compromiso para ayudar a aliviar el sufrimiento del pueblo ucraniano.