Dos abogadas estadounidenses y dos periodistas que han estado trabajando con integrantes de la caravana de centroamericanos en México fueron expulsados de ese país luego de que sus pasaportes fueron “marcados” con alertas.