Fuerza Aérea estadounidense no reportó condena por violencia doméstica del agresor de la masacre de Texas, lo que permitió que pudiera comprar armas.