Redada del FBI en el hogar, la oficina y la habitación de hotel del abogado de Trump, Michael Cohen.