El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que no dará marcha atrás a su plan de imponer nuevos aranceles al acero y aluminio importados, a pesar de la oposición de su propio partido.