Al tiempo que la Organización de las Naciones Unidas pidió ayuda humanitaria de emergencia para Palestina, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, reconoció formalmente a Jerusalén como la única capital de Israel, a pesar de que Israel ha ocupado ilegalmente Jerusalén Oeste desde 1967.