Con la llegada del invierno, los cortes de agua y calefacción podrían tener repercusiones drásticas sobre la salud de más de un millón de ucranianos en la provincia de Donetsk. 

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, ha pedido a los combatientes que dejen salir a los 8.000 civiles atrapados en Raqqa mientras prosiguen los combates para expulsar al ISIS. 

En Irak, los civiles siguen en peligro, a pesar de que el ejército iraquí ha logrado recuperar la ciudad de Hawiga, la última que quedaba en el norte del país en manos del Estado Islámico. 

La violencia ha disminuido en algunas zonas de Siria; sin embargo, los enfrentamientos continúan en otras áreas y el sufrimiento de los civiles no cesa. 

En Irak, miles de familias de Mosul siguen viviendo en campamentos, sin poder regresar a sus hogares, casi un mes después de que el primer ministro iraquí declarara la victoria en la ofensiva, con apoyo de Estados Unidos, para recuperar el control de la ciudad de manos del autoproclamado Estado Islámico (ISIS). 

El número de civiles muertos y heridos en el conflicto en Afganistán en los primeros seis meses de 2017 registró de nuevo cifras récord, tan o más altas que el año anterior, según un informe de Naciones Unidas.