Suprema Corte de India ratifica derecho al matrimonio entre personas de distintas religiones, asestando duro golpe a nacionalistas hindúes.