En Arabia Saudita, el rey Salman consolidó el poder en favor del príncipe heredero Mohammed bin Salman ordenando una reorganización de su Gabinete.