El gobierno de Colombia y la Oficina de la ONU Contra la Droga y el Delito (UNODC) firmaron un histórico acuerdo para abordar la reducción del cultivo y la producción de coca que impulsaron el conflicto en el país.