En Bonn, Alemania, ciudades, universidades y grupos religiosos de Estados Unidos declaran que “siguen dentro del acuerdo climático de París”.