Los profesionales médicos dicen que el ébola ya no es una enfermedad incurable. 

En Francia, un tribunal sentenció el jueves al cardenal Philippe Barbarin, el arzobispo católico romano de Lyon.