En Siria, las fuerzas de la coalición evacuaron a cientos de civiles de lo que se considera el último enclave controlado por el autoproclamado Estado Islámico en la región.