Etiopía y Eritrea firman Declaración de Paz, finalizando dos décadas de conflicto.