El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió al fiscal general Jeff Sessions el miércoles y lo reemplazó por una persona leal al gobierno de Trump que calificó la investigación de Robert Mueller sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016 de una “caza de brujas”. Esto ocurre un día después que los demócratas tomaran el control de la Cámara de Representantes. 

Un juez de EE.UU amenaza con con declarar en desacato al fiscal general Jeff Sessions por deportar a solicitantes de asilo.