Rachel Brand, la tercera funcionaria de mayor rango del Departamento de Justicia estadounidense, renuncia abruptamente. 

Una ejecutiva del Banco Heritage está siendo investigada por haberse quedado con dinero de depósitos de no residentes.