Miles de personas se congregan para celebrar el funeral del niño asesinado por francotirador israelí durante las protestas.