Beijing responde con un tono hostil a la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en medio de tensiones entre Estados Unidos y China. 

rump ordena imponer aranceles en productos chinos y desata temores de una guerra comercial.