En Siria, varios grupos de defensa de los derechos humanos afirman que la cifra de muertes de civiles está aumentando en la ciudad norteña de Afrin, donde el ejército turco lleva a cabo una campaña de bombardeos y una ofensiva terrestre contra las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos que controlan la región. 

En la capital de Afganistán, Kabul, un ataque con bomba cerca de la Embajada de Alemania dejó un saldo de más de 80 muertos y más de 350 heridos a la hora pico el miércoles por la mañana.