La oficina de derechos humanos de la ONU denuncia que retener a los menores y separarlos de sus padres “es una violación grave de sus derechos”.