Por tercer año consecutivo el hambre aumentó en América Latina y el Caribe mientras que la obesidad se ha convertido en la mayor amenaza nutricional de la región con 250 millones de personas que viven con sobrepeso, o el 60% de la población. 

Un estudio genético muestra que el sobrepeso y la obesidad conllevan un mayor riesgo de ser fumador. 

Los niños obesos tienen más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2, asma, dificultades para respirar, problemas musculares, disfunciones cardíacas, así como problemas psicológicos y aislamiento social.