Un estudio genético muestra que el sobrepeso y la obesidad conllevan un mayor riesgo de ser fumador. 

Los niños obesos tienen más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2, asma, dificultades para respirar, problemas musculares, disfunciones cardíacas, así como problemas psicológicos y aislamiento social.