El gobierno sirio, respaldado por ataques aéreos rusos, continúa su ofensiva en la provincia de Idlib, la última gran área de Siria que sigue bajo control de los rebeldes. 

En Siria se espera que el ejército dé comienzo, en forma inminente, a su ofensiva en la provincia noroccidental de Idlib, el último gran territorio dominado por la oposición en el país. 

En Siria, han fracasado las negociaciones de mediación gestionadas por Rusia, destinadas a forjar un alto el fuego entre los rebeldes antigubernamentales y el gobierno de Siria, mientras el régimen presiona una ofensiva destinada a retomar partes del sur de Siria.