En Siria, han fracasado las negociaciones de mediación gestionadas por Rusia, destinadas a forjar un alto el fuego entre los rebeldes antigubernamentales y el gobierno de Siria, mientras el régimen presiona una ofensiva destinada a retomar partes del sur de Siria.